Pulpitis

Hay un montón de diferentes razones por las que se puede sentir el dolor en los dientes. Una de las razones más comunes es la pulpitis. La pulpitis es la inflamación de la pulpa dental. La pulpa dental es la parte del diente que tiene vasos sanguíneos y nervios. Es el núcleo del diente que nutre las partes duras del diente.

Normalmente, cuando alguna de las partes de nuestro cuerpo se hace daño, se pone de color rojo. A este proceso se le llama inflamación. Nuestro cuerpo envía células de defensa de la sangre hacia el sitio de la lesión para que nuestro cuerpo pueda comenzar el proceso de curación. Esto funciona muy bien en la mayoría de las partes del cuerpo. Sin embargo, a veces no es tan bueno cuando sucede dentro de nuestros dientes.

Pulpitis

Cuando la pulpa dental se irrita, nuestro cuerpo responde enviando más sangre y células de defensa hacia la pulpa, como es normal en el cuerpo humano. Cuando la inflamación ocurre en cualquier otra parte de nuestro cuerpo, hay espacio para la expansión. Por ejemplo, si nos duele el dedo, el dedo se vuelve de color rojo y se hincha, es decir, se inflama. De este modo, comienza a sanar. Cuando los dientes se irritan y la pulpa se inflama, la pulpa no tiene a donde ir, es decir, no puede expandirse porque tiene como límite el propio diente, que es muy fuerte y duro.

Este aumento de la presión puede empujar los nervios que recorren el interior de la pulpa dental. Dado que los nervios de la pulpa son capaces de enviar la señal del dolor de nuestro cerebro, sentimos dolor. La inflamación también hace que los dientes se vuelvan más sensibles. Las cosas que normalmente no harían daño a los dientes, comienzan a causar dolor. Por ejemplo, la inhalación de aire frío, el consumo de bebidas calientes o la masticación de los alimentos pueden causar dolor. Esta es la pulpitis, una inflamación de la pulpa dental. Hay dos tipos de pulpitis, irreversibles y reversibles. A continuación se describen cada uno de ellas.

Pulpitis reversible

La pulpitis reversible es simplemente una leve inflamación de la pulpa dental. Puede ser causada por cualquier cosa que irrite la pulpa. Algunas causas causas comunes de la pulpitis reversible son:

  • Las caries que no han alcanzado todavía el nervio.
  • La erosión del diente que llega a la dentina
  • La perforación realizada por un dentista cuando se hace un empaste o la preparación de la corona en el diente
  • Una fractura del esmalte del diente, que puede exponer la dentina.
  • Una limpieza intensiva de dientes por un higienista dental, especialmente cuando limpia las raíces si el paciente tiene enfermedad periodontal.

Los síntomas de pulpitis reversible pueden variar desde no sentir nada en absoluto hasta un dolor agudo cuando el diente es estimulado por cosas que de otra manera no causarrían dolor a los dientes, como por ejemplo el frío o el calor.

Si alguien come el helado y el frío provoca un fuerte dolor en los dientes que desaparece rápidamente cuando se traga el helado, lo más probable es que esta personas tenga pulpitis reversible. A diferencia de la pulpitis irreversible, el dolor generalmente desaparece unos segundos después de retirar el estímulo.

Pulpitis reversible e irreversible

Por suerte, la pulpitis reversible recibe su nombre debido al hecho de que es reversible (puede desaparecer si se elimina la causa). El tratamiento de la pulpitis reversible, podría ser por ejemplo, el cepillado de los dientes, hilo dental y el uso de un enjuague bucal apropiado. Esto puede hacer que se remineralice la cavidad y que sane. Si esta fue la causa de su pulpitis reversible, la pulpitis reversible desaparecerá. Todo lo que tienes que hacer para curar la pulpitis reversible es encontrar la causa de la inflamación, y deshacerte de ella.

Pulpitis Irreversible

La pulpitis irreversible es una inflamación severa de la pulpa dental. La pulpitis irreversible se produce a menudo después de la pulpitis reversible cuando la causa de la pulpitis no se ha eliminado. Por lo tanto, la pulpitis irreversible pueden ser causados ​​por las mismas razones que la pulpitis reversible y además, las siguientes:

  • Cuando un dentista necesita eliminar un montón de dentina debido a las grandes caries y se acerca mucho a la pulpa.
  • Cuando el flujo de sangre a la pulpa queda disminuido o eliminado. Esto podría ser causado por un tratamiento de ortodoncia. También podría ser causado por un trauma que corte los vasos sanguíneos y mate lentamente la pulpa.
  • Las caries muy profundas que van a través del esmalte hasta la pulpa. Las bacterias causan inflamación en la pulpa. Cuanto más el cuerpo trata de luchar contra las bacterias, mayor será la presión aumenta dentro del diente hasta que la presión puede estrangular los vasos sanguíneos y causar la muerte de la pulpa (necrosis pulpar).

Los síntomas de pulpitis irreversible pueden variar desde ningún síntoma en absoluto a un dolor espontáneo insoportable. El diente puede ser muy sensible a los cambios pequeños de temperatura, tales como la respiración en aire a temperatura ambiente. El dolor por lo general permanece. Por ejemplo, si se está comiendo helado y el dolor se mantiene durante más de cinco a diez segundos después de haber tragado el helado, podría ser un signo de la pulpitis irreversible.

Una vez que se tiene pulpitis irreversible, no hay cura. La única manera de solucionar es someterse a un tratamiento en el que el dentista o endodoncista remueve la pulpa muerta y lo llena con un material daislante (endodoncia) o extrae el diente.

Pulpitis irreversible crónica

Al igual que todas las enfermedades de tipo crónico, la pulpitis irreversible crónica se da cuando la inflamación pulpar perdura durante mucho tiempo.

Pulpitis irreversible aguda

Se da cuando aparece una respuesta exudativa extensa, es decir, un abceso pulpar, vasodilatación etc. Cuando esto ocurre, el dolor aparece sin previo aviso y suele ser muy agudo. En ocasiones se da necrosis pulpar parcial.