Necrosis Pulpar

Qué es la necrosis pulpar

La necrosis pulpar se refiere a la muerte del material en el interior del diente (pulpa), lo que puede dar lugar a un intenso dolor e incomodidad para el paciente. Esto puede ser una complicación potencial de las caries dentales, fracturas de los dientes, y el trauma; y ​​puede considerarse como una posible causa si un paciente informa de un dolor de muelas persistente. Las herramientas de diagnóstico que se utilizan para identificar necrosis de la pulpa pueden incluir exploración física, radiografías y el examen con herramientas dentales para recoger muestras y determinar la naturaleza de los daños. El tratamiento es importante para evitar mayores complicaciones y resolver el dolor del paciente.

Necrosis Pulpar

Qué es la pulpitis

Esta condición inicialmente comienza con la pulpitis, que es la inflamación en la pulpa dental, y que puede causar sensación de dolor e irritación. A medida que la inflamación persiste y se hace más profunda, ésta puede empezar a matar a las células de la pulpa, y el problema puede extenderse a la mandíbula. Algunos pacientes desarrollan abscesos, o un área hinchada llena de pus dentro de la mandíbula, lo que puede llegar a ser muy doloroso. Algunos notan hinchazón y sensibilidad en la parte involucrada en la boca y tienen problemas para comer debido al dolor asociado a la necrosis pulpar.

En las primeras etapas, la pulpitis pueden ser tratadas para detener la inflamación y prevenir su progresión. Si el paciente no recibe la atención, el problema puede extenderse, y el paciente puede desarrollar decoloración alrededor de los dientes involucrados. Los abscesos pueden causar mal olor y dolor agudo que puede hacer que el paciente necesite ir a un dentista para el tratamiento. Una vez la necrosis pulpar ha aparecido, el paciente necesitará un tratamiento de endodoncia, donde el dentista tendrá que ver dentro del diente para inspeccionarlo, quitar el tejido muerto y severamente dañado, y protegerlo de futuros problemas.

El tratamiento de conducto es un ejemplo común de tratamiento de endodoncia. Retirar la pulpa muerta no es suficiente, ya que el diente podría volverse inestable y sigue siendo propenso a infecciones y complicaciones. En su lugar, el dentista quita cuidadosamente la necrosis de la pulpa y luego llena el diente con un sellador para aislarla de la infección y la inflamación en el futuro. Los pacientes pueden necesitar varios días para recuperarse del procedimiento y deben ser cuidadosos con lo que comen y beben desde ese momento hasta varias semanas después, mientras que la boca y la mandíbula se curan y se recuperan.

pulpitis

El no tratar la necrosis pulpar puede dar lugar a complicaciones médicas graves como los tejidos inflamados o muertos en la boca y abscesos mandíbulares que pueden potencialmente provocar la ruptura del diente y exponer al paciente al riesgo de infección profunda, así como cicatrices y daño óseo permanente. Las infecciones dentales graves también pueden potencialmente causar endocarditis, una condición potencialmente mortal inflamatoria en el músculo del corazón.

Qué es una prueba de pulpa

Una prueba de la pulpa es un tipo de procedimiento dental. Su función principal consiste en la evaluación de la salud dental. Específicamente, el dentista coloca un dispositivo en el diente que envía una carga eléctrica, calor, o corriente fría. El grado en que esta corriente produce una respuesta en el diente puede evaluar el daño potencial dentro del diente. Estas pruebas pueden validar la necesidad de intervenciones dentales como endodoncias o sacar del diente.

La prueba mide la salud de la pulpa de un diente. Cada diente contiene muchos nervios y vasos sanguíneos. El tejido conectivo de la pulpa conserva estos componentes. Por lo tanto, esta sustancia es tal vez, el mejor indicador de la salud general de un diente. Si la pulpa está dañada, todo el diente se encuentra en peligro.

El objetivo de una prueba de pulpa dental es inducir sensaciones en un diente sospechoso de degeneración. Las sensaciones pueden tomar la forma de zumbido o chasquido. Las respuestas se producen a través de una corriente cargada eléctricamente que se ejecuta a través del diente. Existen variaciones de la prueba de sensación de pulpa basaas en medir el flujo de sangre interior de un diente.

Con la utilización de un dispositivo llamado probador pulpar, se controla la intensidad de la corriente. Aunque generalmente los probadores emiten electricidad, también pueden producir otras sensaciones de medición como el calor y el frío. El médico puede utilizar otras sustancias más generales para llevar a cabo una prueba de la pulpa, como por ejemplo el hielo o bebidas calientes. Antes de aplicar la sustancia en el diente se aplica una pequeña cantidad de pasta conductora sobre el mismo.

Los dientes vecinos (adyacentes) también se controlan con un test de manera que puedan servir como una comparativo. las irregularidades en la prueba de pulpa suelen indicar daño en los nervios y procesos infecciosos crónicos que pueden poner la salud general del paciente en riesgo. Cuando el diente central produce una sensación que contrasta con los dientes vecinos, esta respuesta suele indicar daño al nervio del diente. Si la sensación se produce mucho antes de lo que lo hace en los otros dientes, entonces pobablemente haya pulpitis (inflamación de la pulpa dental). Si no hay sensaciones en absoluto, por el contrario, podrían indicar una infección, absceso grave o incluso la muerte del tejido pulpar. A esta condición se la conoce como necrosis de la pulpa dental.

Si se da un resultado anormal de la pulpa, se pueden poner en marcha dos protocolos. El dentista puede realizar un tratamiento de conducto, en la que él o ella quita los nervios afectados y los vasos de la pulpa dental. Después de esta eliminación, la pulpa se limpia, se llena de una sustancia especial aislante que evita las infecciones y se tapa. Si el diente está muy dañado, puede que se considere ir más allá de la reparación y extraer el diente.