Hongos en la boca

¿Qué es la candidiasis oral?

La candidiasis oral es una infección por hongos, Candida albicans, en las membranas mucosas de la boca.

Estrictamente hablando, la candidiasis es sólo una infección temporal causada por la cándida en la cavidad oral de los bebés. Pero en este artículo, ampliaremos el término para incluir las infecciones por cándida que se producen en la boca y la garganta de los adultos, también conocidos como candidiasis o moniliasis.

Hongos en la boca

Contagio de los hongos en la boca

La cándida está presente en la cavidad oral de casi la mitad de la población. Todo el mundo que usa prótesis tendrá candida, sin necesidad de sufrir ningún efecto negativo.

Este hongo no se convierte en un problema hasta que se da un cambio en la química de la cavidad oral que favorece la cándida sobre los otros microorganismos que están presentes.

Estos cambios pueden ocurrir como un efecto secundario por la toma de antibióticos o de tratamientos médicos, tales como la quimioterapia. Estos cambios también pueden ser causados ​​por ciertas condiciones - tales como la diabetes, el abuso de medicamentos, la desnutrición - y, como consecuencia de las deficiencias inmunes relacionados con la vejez o infecciónes - tales como el SIDA.

Además, las personas cuyas dentaduras no encajan bien pueden sostener roturas en las membranas mucosas de la boca, que pueden actuar como puerta de entrada para la cándida. Las personas que sufren de este problema a menudo tienen manchas húmedas, los labios de color rosa pálido, conocido como queilitis angular, lo cual es un indicio de una infección por hongos.

Síntomas de los hongos en la boca

Las manchas blancas, de color crema o amarillas en la boca. Los puntos están ligeramente elevados. Normalmente no hay dolor en el área debajo de las manchas. Si se raspa fuera de estos lugares, dejan pequeñas heridas que sangran ligeramente.

En los adultos, la candidiasis puede causar una incómoda sensación de ardor en la boca y la garganta.

Las personas que tienen un mayor riego a sufrir infección por hongos en la boca serían:

  • Los bebés recién nacidos
  • Usuarios de dentaduras postizas
  • Los adultos con diabetes u otros trastornos metabólicos
  • Las personas con la boca seca en relación con los efectos secundarios de sus medicamentos (por ejemplo, antipsicóticos) o condiciones médicas (por ejemplo, el síndrome de Sjögren)
  • Las personas sometidas a tratamiento con antibióticos o quimioterapia
  • Personas con prescripción de esteroides orales o esteroides inhaladores de dosis medida
  • Los consumidores de drogas
  • Las personas con una mala nutrición
  • Las personas con una deficiencia inmunológica
Candidiasis oral

Diagnóstico de los hongos en la boca

La candidiasis en los bebés generalmente se diagnostica sobre la base del cuadro clínico. De vez en cuando, con el fin de hacer un diagnóstico, el médico raspa la lengua del bebé y envia la muestra para su análisis.

En los adultos, muchas otras enfermedades y dolencias, incluyendo etapas muy tempranas de cáncer, pueden tener síntomas similares. Por lo tanto es importante consultar al médico y obtener una profunda revisión.

En los casos en que la candidiasis se produce como resultado de la enfermedad o enfermedades en otros órganos o sistemas, como el SIDA, repentino y muy intenso candidiasis puede ser una señal de un empeoramiento general de la enfermedad principal. Esto hace que sea aún más importante prestar atención a este y otros cambios, para poder obtener ayuda a tiempo.

Tratamiento de los hongos en la boca

Los hongos en la boca en los bebés pueden desaparecer de forma espontánea sin tratamiento y puede ser evitada mediante la esterilización de todos los equipos de alimentación y juguetes para la boca.

Se ha sugerido que al darle al niño agua esterilizada inmediatamente después de una toma de leche, la leche residual en la boca se enjuaga, reduciendo así la población de cándida en la cavidad oral.

En otras circunstancias, la condición que causa los hongos debe mantenerse bajo control. Esto podría implicar la inversión en nuevas y mejores dentaduras apropiadas, o el ajuste de tratamiento de la diabetes. Para los pacientes con SIDA, no siempre es posible corregir la deficiencia inmune. Un curso de tratamiento oral, el uso de fármacos antifúngicos, tiene que ser utilizado.

Una vez que la condición que causó los hongos orales ha sido tratada, la propia candidiasis se puede curar.

El tratamiento es con medicamentos antimicóticos, en forma de pastillas o suspensiones orales que se aspiran manteniéndolas en la boca antes de tragar.

Éstos permiten que el agente antifúngico actue localmente en la boca. Los ejemplos incluyen nistatina (por ejemplo, suspensión oral Nystan), anfotericina (por ejemplo, Fungilin pastillas) o miconazol (por ejemplo, gel oral Daktarin).

En ciertos casos complicados, o si la infección se disemina, será necesario el tratamiento sistémico, en forma de comprimidos antifúngicos, o tal vez en forma de inyecciones.