Bruxismo

Explicar qué es el bruxismo puede ser sencillo, sin embargo, no es tan fácil explicar sus causas. El bruxismo es el hábito de apretar y rechinar los dientes sin ninguna funcionalidad. Se produce de manera inconsciente y por lo general, durante las noches. Existen varias teorías que intentan explicar esta patología.

Bruxismo

Existen dos tipos de bruxismo:

  • El bruxismo céntrico consiste en apretar los dientes.
  • El bruximos excéntrico consiste en rechinar los dientes.

Las personas cuyas mandíbulas superior e inferior tienen contactos anómalos, es decir, no encajan naturalmente, están más predispuestas que otras a sufrir bruxismo. Por otro lado, existen una serie de factores que también pueden ser desencadenantes de la enfermedad, como por ejemplo el estrés, la personalidad o la posición durante las horas de sueño.

Síntomas del bruxismo

El hábito de apretar los dientes y/o rechinarlos, produce un desgaste que puede llevar incluso a las fracturas dentales. El paciente suele quejarse en un primer momento de dolor en las articulaciones y músculos bucales.

Además del dolor, existen otros síntomas del bruxismo:

  • Desgaste dental.
  • Abfracciones.
  • Movilidad dental.
  • Fracturas dentales.
  • Ruidos oclusales.
  • Trauma oclusal.
  • Pulpitis aguda.
  • Fatiga muscular.
  • Dolor muscular.
  • Hipertrofia muscular.
  • Dolores articulares.
  • Ruidos articulares.

Dolor relacionado con el Bruxismo

El dolor es la principal causa por la que los pacientes acuden al dentista cuando padecen de bruxismo. Suele ser un dolor agudo que afecta a la articulación y a los músculos que influyen en la masticación. El dolor puede extenderse a cara y cuello.

El desgaste que sufren los dientes a causa del bruxismo incluye la pérdida del esmalte que, como consecuencia, expone la dentina al medio exterior. La dentina suele ser muy sensible por lo que su exposición causa dolor con el frío, el calor o al cepillar los dientes.

Prevenir el Bruxismo

Puesto que el bruxismo no es un acto voluntario, es difícil prevenirlo. No es una enfermedad como la caries o la periodontitis que puede prevenirse. Lo primero que se debe hacer es establecer las causas de la aparición del bruxismo en el paciente. En casos de que nerviosismo, por ejemplo, puede reducirse si se elimina el estrés.

Todas las acciones que se lleven a cabo contra el bruxismo, se enfocarán sobre a todo en reducir las consecuencias del hábito de rechinar los dientes.

Tratamiento contra el Bruxismo

Tratamiento contra el Bruxismo

Antes de comenzar cualquier tratamiento dental, es asegurarse que se tiene la boca sana, es decir, sin caries, sin infecciones y con las encías en perfecto estado.

En función a cada paciente, el tratamiento que debe seguirse puede variar pero generalmente, suelen combinarse los siguientes.

  • Tallado selectivo de los dientes.
  • Ajuste oclusal.
  • Utilización de una férula de descarga.
  • Rehabilitación protésica.
  • Ortodoncia
  • Fisioterapia (ejercicios musculares)
  • Medicación
  • Aplicación de calor.
  • Acupuntura.
  • Composite para las lesiones de desgaste dental.

Solución para el bruxismo

Lo principal a la hora de solucionar el bruxismo es establecer el diagnóstico rápidamente. Una vez que se es consciente que se padece la enfermedad, se pueden proponer soluciones de una manera más sencilla.

El especialista será el encargado de establecer qué medidas te ayudarán a controlar y reducir el hábito. Y si es posible, su eliminación.

Para los casos en los que no se puede eliminar el hábito, será necesario la utilización de una férula de descarga para evitar el desgaste y la rotura de los dientes.