Brackets de Zafiro

Los brackets de zafiro son una de las técnicas de ortodoncia más avanzadas y estéticos que existen, no obstante, no son comparables a la ortodoncia invisible. El cristal de zafiro es el elemento utilizado para la creación de estos brackets que son tan transparentes como el mismo cristal. Se trata de una ortodoncia casi invisible.

Brackets de Zafiro

Una de las principales razones para elegir los brackets de zafiro, además se por estética, es que no se manchan. La transparencia permanece durante todo el tratamiento. Se trata de una técnica más económica que la ortodoncia invisible y que ofrece unos resultados algo similares.

¿Qué es el Zafiro?

El zafiro es una piedra preciosa. Por lo general se utiliza en la ortodoncia combinado con el polvo de zirconio para darle a los brackets un toque más estético convirtiéndolos en transparentes.

Brackets de Zafiro

Su principal propiedad es la transparencia. Los brackets de zafiro con zirconio son totalmente innovadores y ofrecen una calidad estética inmejorable. Están formados por zafiro puro monocristalino que ofrece una transparencia inmejorable y una solución estética perfecta para aquellos que tengan la necesidad de corregir su dentadura.

Los brackets de zafiro se construyen puliendo el cristal hasta conseguir redondearlo, de modo que sea suave y cómodo para el paciente. Se colocan en los dientes gracias a su excelente fijación proporcionada por la cobertura de polvo de zirconio, que forma millones de cortes bajo el adhesivo del bracket.

Cuánto cuestan los Brackets de Zafiro

¿Cuánto cuestan los Brackets de Zafiro?

El precio de los brackets de zafiro ronda entre los 3.000€ y 4.000€. También puedes consultar los precios de ortodoncia de otros tratamientos. Por lo general las clínicas que ofrecen tratamientos de ortodoncia suelen ofrecer el pago a plazos.

Ventajas de los brackets de zafiro

Existen algunas ventajas que ofrecen los brackets de zafiro frente a los convencionales o metálicos. La primera ventaja que encontramos, por supuesto, es su transparencia. Pasan prácticamente desapercibidos mientras que los metálicos se ven perfectamente. Además, no se manchan y no se desgastan.